Manilla

Sol intenso de una tarde gris..
Tertulias imborrables de veranos de antaño
Viento que han acariciado otras sienes
Piernas ajenas del atletismo cotidiano.

Mi casa es la propia jaula que me encierra.
Mi cuerpo marcado con brazaletes de carnaval
Impiden que me aleje hacia el horizonte
Controlando con un cierto sonido que me perturba.

Espero sin esperar,..
La esperanza es un inope ladrón de resacas adheridas a la tierra.
Mis temores cada vez más infundados y estériles.
Fraguan estas alegrías en pausas permanentes.

El tiempo impertérrito frente a mi
Se acerca como lobo agonizante
mientras mis ojos posaderos de ignorancias
se acercan a cada uno de los lugares que visitare

Algo ha cambiado en mi
no podría decirlo a ciencia cierta
pero las incurables heridas se han suavizado
ya no soy sin ser el que he sido.

Andres Lacrosse. 23 de febrero 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *